EL CUELLO

                                    

Los problemas que encontraremos en el cuello van a ser, en su gran mayoría, de origen traumático o postural; pérdida de función en lo que se refiere al movimiento de la cabeza, a veces hacia ningún lado, aunque lo más usual es que la restricción sea sobre todo en el giro hacia un lado en particular, en el momento de levantarnos, sin recordar nada en especial que pueda habernos provocado el dolor, tras una dura jornada de trabajo o estudio frente al ordenador o delante de un buen montón de libros, o en el momento de realizar un movimiento, cuando hemos apreciado un dolor agudo, a veces un chasquido y, pasado un corto espacio de tiempo, inmovilidad y dolor.

                        

Básicamente fundamentaremos nuestro trabajo en dos direcciones principales, la osteopatía y el quiromasaje relajante (tratamiento de la cervicalgia);con éste último, actuaremos sobre los músculos protagonistas en éste tipo de lesiones, relajándolos y tratando de disminuir o eliminar la contractura que aparece tras éste tipo de lesión, mientras que con el tratamiento osteopático, buscaremos el mecanismo productor de la lesión, el segmento afectado y realizaremos la técnica correspondiente para devolver la movilidad pérdida y restablecer la función.

                                                                           

Cuando así lo aconseje el diagnóstico, finalizaremos el tratamiento con un    vendaje neuromuscular que disminuya el dolor en gran medida y restablezca la circulación en la zona, siguiendo el dogma osteopático que dice que "donde la sangre circula bien, la patología no se asienta".